El símbolo del Eneagrama en un pizarrón

Un método objetivo de autoconocimiento

En la entrada del templo de Apolo en Delfos (antigua Grecia), se halla grabada en piedra una frase que dice “Conócete a ti mismo… y conocerás al Universo y a los dioses”. Esta frase nos desafía a alcanzar el autoconocimiento antes de saber algo más.

Pero… ¿cómo abordar este auto-conocimiento de manera objetiva? ¿Es posible auto-observarnos con sinceridad, sin juicios ni críticas?

El Eneagrama y su dinámica nos muestra que sí es posible.  ¿Por qué?

    • Porque contempla la diversidad de maneras de ver el mundo, destacando que ninguna es más importante o mejor que otra.
    • Porque nos sirve para distinguir los filtros y escudos con los que abordamos la vida, para así tomarlos en cuenta.
    • Porque nos muestra tanto nuestras propias fuerzas como nuestras debilidades, y las que asumimos en las relaciones interpersonales.
    • Porque no depende de las opiniones de especialistas o gurús, ni de religión, ni de nuestro nacimiento, sino de los rasgos de personalidad y nuestra disposición a explorarnos con sinceridad.
    • Porque no sólo nos muestra nuestros problemas esenciales sino también la manera de hacerles frente o tratarlos y resolverlos en la práctica.

    Al observar nuestras actitudes a través del sistema que ofrece el Eneagrama, podemos mantenernos emocionalmente distanciados de lo observado y atenernos a los hechos que lo describen o explican. Por eso es un sistema totalmente objetivo.

    El Eneagrama funciona como un GPS en nuestro viaje de auto-conocernos.  Porque nos muestra nuestros caminos actitudinales y la manera de “recalcular la trayectoria” para llegar mejor a los destinos deseados.

    El símbolo del Eneagrama construido sobre la tierra

    Pero vamos desde la base: ¿Qué significa la palabra “Eneagrama”? Significa “un dibujo o símbolo de nueve“. Te preguntarás… ¿Nueve? ¿Nueve qué?

    Vamos por partes…

    El símbolo del Eneagrama

    Todos los símbolos reflejan patrones en nuestro mundo. Desde tiempos remotos se ha utilizado el símbolo del Eneagrama en forma amplia. Por ejemplo, para representar las leyes universales fundamentales y sus relaciones numéricas (tales como las explicadas por la escuela Pitagórica alrededor del año 500 A.C.).

    Su aplicación más difundida en el último tiempo tiene como objetivo  comprender la personalidad humana. Es decir, entender las diferentes formas en que las personas piensan, sienten y actúan. Esto incluye las diversas maneras de vincularse y comunicarse con los demás, las motivaciones y temores. 

    El ancestral símbolo del Eneagrama está compuesto por:

    • un círculo que representa la energía espiritual
    • un triángulo equilátero que representa la energía psíquica (conciencia)
    • un hexagrama irregular que representa la energía física.

    De manera que para el Eneagrama el ser humano es viviente (hexagrama), consciente (triángulo) y espiritual (círculo). Pero también, al describir diferentes formas de ser y de relacionarse, es un ser social.

    La unión de estas tres figuras, componen el símbolo del Eneagrama, formando una figura de NUEVE PUNTOS:

    Eneagrama: figura de nueve puntos

    El número NUEVE (9)

    El Eneagrama de la Personalidad describe nueve patrones, cada uno representa un atributo de nuestra personalidad. En cada persona uno de ellos es predominante durante toda la vida y constituye su esencia.

    ¿Cuál es MI ESENCIA del Eneagrama?

    Tu esencia es el atributo predominante de tu personalidad, desde dónde te paras para experimentar el mundo.

    Es una impronta energética que traes desde la concepción y no cambia. Luego, sobre esa base, se forma tu personalidad de acuerdo a mandatos familiares, a la cultura en la que naciste, a tus situaciones de vida, a los roles que cumples, etc. La esencia nunca cambia, la personalidad se modifica constantemente.

    Una primera impresión (errónea) del Eneagrama suele definirlo como una técnica que ofrece nueve “arquetipos de personas”. Sin embargo, cada atributo de la personalidad (como también se expresa en las líneas del símbolo) se vincula con los demás, y en cada persona esto sucede en forma única. Así es que, aunque dos personas sean de la misma esencia y tengan mucho en común, sus ocho atributos restantes pueden estar desarrollados de maneras muy diferentes.

    El eneagrama describe nueve atributos de la personalidad

    “Un eneagrama estático es un símbolo muerto;

    el símbolo vivo se encuentra en movimiento”

    G.I.Gurdjieff

    ¿Por qué es importante conocer mi esencia?

    La mayoría de las personas actuamos y reaccionamos a partir de lo aprendido, muchas veces en forma automática. Al descubrir nuestra esencia, es decir, nuestras motivaciones más profundas, nuestras capacidades y nuestras reacciones, podemos volvernos líderes de nuestra propia vida. A través del Eneagrama, podemos ver claramente cuáles son los caminos que solemos recorrer y cuáles son los otros caminos posibles, y siempre nos indica cómo aprovechar mejor cada situación, sea negativa o positiva.

    Cuando conocemos la dinámica de nuestra esencia se hace posible el desarrollo personal y profesional, ya que el conocernos es, ni más ni menos, la materia prima para manejar mejor nuestra energía y  cuidar nuestras relaciones interpersonales, integrando todo nuestro potencial.

    Alumna observando su planilla de eneagrama
    Mariana Ortiz con su eneagrama

    ¿Cómo saber cuál es mi esencia?

    Para conocer tu esencia y observar cómo se encuentra hoy tu personalidad, primero es importante que conozcas en profundidad qué describe cada uno de los nueve eneatipos y en qué proporción los tienes desarrollados.

    Pero ¡CUIDADO! el Eneagrama es mucho más que un “test de personalidad”.  

    Hacer un “TEST” implica obtener un resultado, algo así como la aplicación de una fórmula matemática…

    PERO cuando se trata de la personalidad, no podemos encerrarla, ni menos abarcarla en un test, porque en ella nada es fijo, único o determinado.

    Por eso nosotros usamos nuestra planilla de auto-observación simplemente para alentar a que la persona pueda conectarse con las actitudes con las que predominantemente se identifica: sus energías predominantes. Nunca para determinar externamente cuál es su “ENEATIPO” o “ESENCIA”, sino para invitarla a observar, reflexionar y generar mayor conciencia de sus potencialidades.

    NADIE puede decirte quién eres.

    Eso sólo lo defines tú mismo a través de la auto-observación, que implica un proceso de paciencia y amor propio.

    Para escuchar las descripciones de cada eneatipo,

    ¡podés acceder a las notas que nos hicieron en la Radio!

    Haz click aquí:

    El Eneagrama se dirige al origen actitudinal

    No es posible cambiar nuestras actitudes si nos quedamos tan sólo en observarlas o juzgarlas; es necesario dirigirnos a las causas que las producen.

    Para poder cambiar nuestros comportamientos, es necesario llegar a conocer nuestra esencia y las dinámicas: tanto las que nos permiten crecer como las que nos  alteran. Así, podemos alinear nuestros pensamientos, sentimientos y acciones.

    EN AGOSTO:

    CURSO ONLINE DE ENEAGRAMA

    Primer clase ¡gratis!