¿Por qué las personas tenemos distintas maneras de percibir una misma dimensión?

Percepción del tiempo

Las diferentes maneras de percibir y utilizar el tiempo tienen que ver con las motivaciones de cada persona: ¿qué nos interesa?, ¿qué disfrutamos?…, y también con las situaciones y dificultades que atravesamos: ¿qué necesitamos?, ¿qué nos altera?…

El problema surge cuando sentimos que nuestro tiempo o las circunstancias que vivimos a diario, nos superan, nos estresan.

En lugar de ajustarnos a “los tiempos que corren”, se trata de ver en qué aspectos podemos nosotros mismos generar algún cambio, de manera que sea más disfrutable o aprovechable nuestro tiempo aquí, en la tierra…

"Detener el tiempo"

persona sobre el cesped relajado

Cuando estamos alterados, antes de reaccionar automáticamente, podemos intentar “detener el tiempo”: mirar la situación, mirarnos a nosotros mismos, para generar un momento de reflexión. Eso nos permite transformar la reacción en acción, disminuir las hormonas del estrés, dando tiempo a nuestra mente y sentimientos para calmarnos, respirar profundamente y elevar nuestra vibración.

Y cuando la reacción inmediata sucede, lo cual es muy frecuente, también podemos buscar “detener el tiempo”, luego de que esto ocurra. Es la oportunidad para conectarnos con las emociones que generaron tales reacciones, y para reflexionar a fin de tomar nuevas actitudes.

Las nueve esencias

El Eneagrama es una figura de 9 puntos

A través del Eneagrama, podemos observar que esas motivaciones particulares y esas reacciones básicas tienen relación directa con la esencia de cada persona. La esencia, en pocas palabras, es desde dónde miramos el mundo, desde dónde percibimos la realidad. Descubrirla puede generarnos un sentido profundo a nuestra vida: nos conectamos con nuestros propósitos fundamentales, con nuestra misión personal.

¡Pero eso no es todo!

Si bien la esencia es una sola en cada persona, las ocho energías restantes que describe el Eneagrama cohabitan en nosotros como atributos en nuestra personalidad. ¡Es por eso que no podemos etiquetar a las personas con un  número! Somos un conjunto complejo de energías, siempre en movimiento.

Podemos “tomar una fotografía” de nuestra personalidad a través de una lectura de eneagrama, que nos muestra si estas energías están en equilibrio (desarrolladas), en tensión (altamente desarrolladas) o en presión (levemente desarrolladas). “Fotografía” que nos brinda una visión clara de nuestro estado y las distintas posibilidades que tenemos para evolucionar desde este punto de partida actual.

Somos seres que cambian y se transforman con el tiempo, que pueden nutrirse interiormente y crecer como personas. Todo nuestro potencial siempre está allí, en nosotros, esperando a desplegarse…; cuando despierta, nos damos cuenta que esta vida es constante aprendizaje.

¿Cómo perciben y utilizan sus tiempos las distintas esencias?

Veamos cuál es la visión básica del tiempo para cada esencia:

Esencia UNO: 

Tiempos de esencia 1

La persona de esencia UNO busca organizar su tiempo con responsabilidad. Normalmente lleva una agenda precisa y la respeta estrictamente; aprecia y exige puntualidad. 

En general piensa que el tiempo es valioso y no se debe derrochar, aunque frecuentemente, si no está orientada en función de un propósito, suele perderse en los procesos y detalles, lo que le quita tiempo de distensión y disfrute. 

Generalmente su descanso no es tiempo libre, sino que consiste en un cambio de actividad. 

¿Cómo equilibrar las dos “agujas del reloj” del 1?

Aguja al 4:  Poner las formas, los detalles, en función de un valor superior o propósito de vida. 

Aguja al 7: Soltar estructuras,  relajarse y disfrutar del tiempo compartido. 

El tiempo fluye libremente cuando está conectado con su propósito de vida, y cuando reconoce que disfrutar no es perder el tiempo.

Esencia DOS: 

Tiempos de esencia 2

La persona de esencia DOS generalmente ocupa su tiempo en la atención de las necesidades de los demás: disfruta mucho de ayudar y de brindar servicio a otras personas. 

Normalmente piensa que el tiempo es una oportunidad para relacionarse y compartir. 

Se siente valorada cuando se le reconoce el tiempo dedicado en su entrega al servicio de los demás. Aunque puede llegar a dejar de lado y hasta olvidar sus propias necesidades personales.

¿Cómo equilibrar las dos “agujas del reloj” del 2?

Aguja al 8: Ponerse y poner  límites a su servicio y atención a los demás y poder decir “no puedo”.

Aguja al 4: Darse tiempo de calidad para atender sus necesidades y sentimientos sin sentirse culpable o egoísta.

El tiempo fluye libremente cuando puede equilibrar el servicio, sin perder de vista su autocuidado y el respeto de los límites (propios y ajenos).

Esencia TRES: 

Tiempos de la esencia 3La persona de esencia TRES generalmente ocupa el tiempo en función de lo que necesiten sus objetivos, proyectos y oportunidades de desarrollo. 

Normalmente piensa que el tiempo es muy valioso y es bien utilizado cuando rinde en forma productiva, con resultados concretos. 

La falta de actividad le puede producir ansiedad y sensación de vacío.

¿Cómo equilibrar las dos “agujas del reloj” del 3?

La aguja al 9: Parar su hiperactividad para ver más allá de sus logros, salir de lo urgente y conectarse con lo que siente y con lo importante.

La aguja al 6: Compartir y valorar el tiempo de calidad con los demás, lo cual le otorga verdadera y profunda alegría.

El tiempo fluye cuando está orientada a la materialización de sus proyectos: no sólo el trabajo, sino también de estar sano, de cuidar su cuerpo, de cuidar sus vínculos.

Esencia CUATRO: 

Tiempos de la esencia 4La persona de esencia CUATRO crea y se expresa “atemporalmente”: no quiere estar atada a tiempos porque necesita de la libertad para ser ella misma. Generalmente se activa en ritmos distintos de los “habituales” para los demás… por ejemplo, por la noche. 

Normalmente siente que el tiempo vibra en sintonía con su sensibilidad, teniendo momentos “buenos” y momentos “malos”. Por su autenticidad, los expresa con palabras, actitudes u obras de arte.

¿Cómo equilibrar las dos “agujas del reloj” del 4?

La aguja al 2: Soltar dependencias y dar tiempo de escucha a los demás.

La aguja al 1: Centrarse y encontrar su propósito de vida, que ordena su tiempo creativo.

El tiempo fluye cuando se conecta con el presente, disfrutando de sus capacidades sensibles y creativas, compartiéndola con los demás.

Esencia CINCO: 

Tiempos de la esecia 5La persona de esencia CINCO generalmente sistematiza sus tiempos, sin presiones ni interrupciones. Necesita tiempo en soledad: para observar, entender, investigar o relajarse.

Normalmente piensa que el tiempo vale si comprende o aprende algo nuevo. Puede disfrutar del tiempo con un libro, videojuego, instrumento musical o debatiendo algún tema. Muchas veces, entretenida en sus búsquedas de conocimiento, la persona de esencia CINCO pierde la noción del tiempo.

¿Cómo equilibrar las dos “agujas del reloj” del 5?

Punto 5 al 7 - Tip para emprenderLa aguja al 7: Soltar su estructura mental, relajarse y  disfrutar de compartir con otros su tiempo.

Punto 5 al 8 -Tip para emprenderLa aguja al 8: Poder decidir y salir a la acción con respeto y consideración hacia los demás. 

El tiempo fluye cuando comparte sus conocimientos e intereses con otras personas, enriqueciéndose de ese intercambio.

Esencia SEIS: 

Tiempos del 6La persona de esencia SEIS, en general, desea utilizar el tiempo responsablemente, realizando bien sus tareas. Persevera, es constante y asume sin demoras las rutinas o procedimientos.

Puede llegar a pensar que el tiempo es una autoridad y que “está mal perder el tiempo”. 

A veces puede quedarse “en el pasado” por re-evaluar lo que sucedió. O tener ansiedad por el futuro, por cómo será. 

¿Cómo equilibrar las dos “agujas del reloj” del 6?

La aguja al 3: Tomar la autoestima, observando su propia eficiencia y capacidad de perseverar en el tiempo.

La aguja al 9: Encontrar paz en su mente y corazón al salir a la acción con compromiso y fidelidad a lo que siente y piensa.

El tiempo fluye cuando se siente segura para elegir cuántos compromisos quiere asumir. Cuando se siente contenida entre los suyos, disfruta del presente.

Esencia SIETE: 

Tiempos del 7Para la persona de esencia SIETE el tiempo generalmente ofrece infinitas posibilidades.

Suele pensar que no vale la pena perder el tiempo en lo que no se goza, por lo que es imprescindible ocuparlo en las alternativas más divertidas. Incluso puede sentir que no le alcanza el tiempo para todas las cosas que quiere hacer.

Puede que pierda conciencia de la hora, por lo que llega a postergar u olvidar compromisos y responsabilidades.

¿Cómo equilibrar las dos “agujas del reloj” del 7?

La aguja al 1: Parar su tiempo acelerado para enfrentar la realidad aunque sea dolorosa, y establecer prioridades.

La aguja al 5: Tomar un tiempo de reflexión para decidir con firmeza asumiendo responsabilidades.

El tiempo fluye cuando se conecta con sus propósitos personales, gozando plenamente el momento presente.

Esencia OCHO: 

Tiempos del 8

A la persona de esencia OCHO le gusta aprovechar el AHORA para actuar con todo convencimiento para sus objetivos.

Normalmente no se siente condicionada por el tiempo, sino por los resultados que espera. Puede no aceptar límites de tiempo cuando está convencida de algo que puede conseguir. Disfruta mucho de la velocidad, ya que despierta su adrenalina. Es muy importante que se de tiempo para descargar energía (práctica de deportes, por ejemplo).

¿Cómo equilibrar las dos “agujas del reloj” del 8?

La aguja al 5: Poder tomar un tiempo de reflexión en lo posible antes o bien después de alterarse.

La aguja al 2: Comprender y ponerse en el lugar del otro, para acompañar con respeto y empatía.

El tiempo fluye cuando siente que puede hacer lo que nace de su corazón, dedicada con firmeza hacia algo trascendente.

Esencia NUEVE: 

Tiempos del 9

La persona de esencia NUEVE necesita sentir que el tiempo es propio, que nadie ni nada la apure. Sus tiempos pueden ser largos y pausados.

Suele disponer de tiempo libre, es su refugio. Puede disfrutar de contemplar, meditar, o realizar alguna actividad relajante. 

Cuando el tiempo la apremia suele poner resistencia, realizando cosas triviales, postergando las importantes o desconectándose de aquello que la presiona.

¿Cómo equilibrar las dos agujas del reloj del 9?

La aguja al 6: Asumir  responsablemente sus actividades en tiempo y forma.

La aguja al 3: Encontrar su motivación en algo trascendente y comprometerse activamente.

El tiempo fluye cuando siente que aporta soluciones, cuando logra paz y armonía, desde su acción comprometida.

¿Alguna de estas características resuena contigo? ¿Tal vez más de una?

Reconocernos en una esencia no es el objetivo último del Eneagrama, sino que es un importante primer paso. Como decíamos al comienzo de esta nota, los ocho restantes atributos se encuentran en nosotros, algunos esperando a ser despertados para sentirnos completos. 

Para reconocer las NUEVE energías en tu personalidad, te invitamos a leer Y AHORA… ¿QUÉ VOY A HACER LOS SÁBADOS?”

Es una nota escrita por Mariela Ceresoli, alumna en nuestro primer curso de eneagrama en el año 2013. Fue su regalo de despedida en aquel momento; pero hasta el día de hoy seguimos compartiendo con ella nuestra pasión por el Eneagrama.

Los nueve tiempos

Haz click aquí para leer la nota y escuchar su testimonio:

Y AHORA… ¿QUÉ VOY A HACER LOS SÁBADOS?”

¿Te gustó esta relación entre las esencias y el tiempo?
¡Te leemos en los comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.