Deseamos que comiences el nuevo año con entusiasmo y energías renovadas.

Por eso queremos compartirte las siguientes reflexiones y regalarte un simple pero profundo ejercicio práctico, que seguramente querrás guardar como medicina para el alma…

Para acceder directamente al ejercicio, haz click aquí: FELICITAR

AGRADECER

AGRADEZCO...

Gracias por todo cuanto hemos recibido en este año que termina.

Gracias por los días de sol y los nublados, por las tardes tranquilas y las noches oscuras y por cada amanecer.

Gracias por lo que hemos recibido en préstamo y por aquello que nos fue pedido.

Gracias por las sonrisas amables, las manos amigas, los abrazos desde el corazón, los besos y por el amor.

Gracias por la salud y por la enfermedad, por las penas y las alegrías.

Gracias por la soledad, por el trabajo, por las inquietudes, por las dificultades y las lágrimas.

Cada momento me ha entregado un aprendizaje.

Gracias a mi cuerpo, por todo lo que me permitió hacer, por los lugares que pude recorrer, por todo lo que me permitió percibir. 

Gracias por aquello que me hizo conocerme un poco más.

Gracias por todo lo que me acercó a los demás.

CULTIVAR

CULTIVO...

Abrazo todo lo que viví, de la forma en que lo hice. Lo acepto, sabiendo que siempre puedo tomar nuevas direcciones. Es mi “abono” para todo lo que quiera cultivar en el futuro.

Soy YO mismx quien siembra amor en mi interior. Elijo amarme y tenerme paciencia para poder crecer. Para ser y estar mejor. Para brindar frutos: acercarme mejor a los demás, conectarme con la realidad y actuar en ella. 

En estos días que quedan del año me propongo “podar” cuidadosamente los “nudos” que me atan (creencias, dependencias, ideas). Revisar que no cargue nada pesado en mi espalda.

Ya no me freno, no me castigo, no me exijo, ni me apuro. Cultivo mi tranquilidad, mi orden y conciencia. Me escucho, me doy lugar.

Pre-visualizo el futuro año con objetivos que me invitan a caminar, a seguir paso a paso, descubriendo lo que me regala la vida en este camino. 

EJERCICIO: Felicitar...

¡Ahora te toca tí!

Este es un ejercicio simple pero poderoso.⁠ Es una invitación a la introspección de forma amorosa y consciente. ⁠

En general nos resulta más fácil ver lo que nos faltó, lo que quedó pendiente. Pero nos olvidamos de reconocer todo lo que SÍ nos animamos a SER… ⁠
Antes de pasar de página, creemos que es muy importante reconocernos y valorarnos.

¿Para qué sirve? Para recuperar y fortalecer nuestro centro, nuestro interior. Vuelve la sensación de que todo vale la pena a pesar de las dificultades personales, familiares, laborales o de cualquier índole. Nos recuerda lo que SOMOS.

A través de este ejercicio podemos discernir claramente qué priorizamos y valoramos a lo largo de la vida. Lo que escribirás es una medicina para el alma, a la que podrás recurrir siempre que necesites. 

Haz click para leer las consignas:

Te enviamos un abrazo,

Laura + Orlando + Ana


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.